En verano suele ser común plantearse una limpieza a fondo del hogar. Con el fin de las clases los hijos pueden ayudar en las tareas y así conseguir que toda la familia colabore pero, además, hay lagunas labores que se realizan muy de vez en cuando y el cambio de estación es el momento perfecto para ello.

Cuando empieza el buen tiempo empieza a molestarnos ver en el armario todos los jerséis de lana, los chaquetones y las bufadas, por lo que guardar estas prendas y sacar los vestiditos, las bermudas y las sandalias es hasta motivador. Así que el cambio de armario es el punto de partida para comenzar la limpieza del hogar en verano.

Sin embargo, aprovechando el trabajo que conlleva cambiar la ropa de invierno por la de verano es fundamental realizar otras tareas que aunque no nos motivan tanto, nos ayudarán a mantener la casa limpia durante la época estival y poder disfrutar del calor sin agobios.

PLANNING LIMPIEZA DEL HOGAR

En Ayuda familiar, como profesionales de la limpieza de casas a domicilio, te proponemos un plannig de limpieza para que tu casa quede perfecta este verano.

      1. ARMARIOS: LÍMPIALOS ANTES DE REALIZAR EL CAMBIO DE ROPA

Une vez inmersos en las labores de cambio de armario, limpiar el polvo de las estanterías y los cajones de los armarios tras retirar la ropa de invierno y justo antes de introducir la de verano cuesta muy poco y evitará que tu ropa veraniega limpia se llene de suciedad antes ni siquiera de ponértela.

Por otro lado, es muy útil que escojas la ropa de verano que tenías guardada de la temporada pasada y compruebes si realmente vas a usarla toda este año. Si hay prendas que ya no te gustan, te vienen pequeñas o grandes, que da más alegría,  guárdalas a parte y dáselas a algún amigo o deposítalas en un contenedor de ropa usada para que otros puedan aprovecharla y tú tengas más espacio para modelitos nuevos.

Es también fundamental cambiar la ropa de cama y limpiar el polvo generado durante la temporada invernal. Seguro que por pereza de cambiar el edredón y las sábanas de invierno hace semanas que el calor no te deja casi ni dormir. Saca una funda más fresquita, lleva a la tintorería la de invierno y despídete de ella hasta dentro de unos meses.

      2. EN VERANO LA EXCUSA DE QUE CUANDO LIMPIAS LAS VENTANAS LLUEVE, YA NO CUELA

Durante el año suele haber una extraña maldición que provoca que cuando te decides a limpiar las ventanas, con el trabajo que eso supone, cae un chubasco que te lo deja todo hecho un desastre de nuevo.

Es una buena excusa para librarte de limpiarlas durante la mayor parte del año pero en verano ya no te sirve. Así que decídete a dejarlas impolutas, si la suerte te acompaña se mantendrán limpias hasta el otoño.

Un truco para que tus cristales queden perfectos en una sola pasada es utilizar gomas limpiacristales. En casos más complicados como las ventanas de la cocina que acumulan mucha más grasa o las exteriores que se llevan de polvo, el secreto está en los productos de limpieza que utilizas.

Para la grasa el vinagre y el amoniaco son infalibles, si secas el cristal con un poco de papel de periódico el resultado es inmejorable. En cambio, para el polvo la mejor solución es utilizar jabón lavavajillas, no dejarás ni una motita.

      1. BAÑOS Y COCINA: UN BUEN MOMENTO PARA DEJAR RELUCIENTES HASTA LAS JUNTAS DE LOS AZULEJOS

La limpieza de los baños y la cocina suele ser la tarea que menos nos estimula, normalmente es donde se acumula más suciedad y también son las estancias de la casa en las que la higiene es más importante. Así que, una vez sumergidos en la limpieza a fondo, acabar con el aseo de los baños y la cocina es más llevadero. Es cierto que estas partes de la casa se mantienen bastante limpias ya que las adecentas más habitualmente. Sin embargo, hay algunas labores que vas retrasando y en verano es un buen momento para retomarlas.

Por una parte, vaciar los armarios y quitar el polvo de las estanterías es una opción para empezar y fregar paredes y techos para eliminar la suciedad puede ser otra de las tareas principales. Asimismo, uno de los trabajos que más cuesta es la limpieza de las juntas de los azulejos. Las pisadas diarias de todos los miembros de la familia provocan que estas deriven en un color grisáceo, por lo que blanquearlas da como resultado un aspecto mucho más higiénico y aseado de la habitación.

Para ello, utiliza productos especiales para blanqueamiento de juntas, déjalos actuar el tiempo que se indique en las instrucciones y por último friega el suelo con un mocho comprado a propósito para ello ya que después soltará pintura blanca durante un tiempo y no podrás utilizarlo en el resto de la casa.

    Para finalizar el plan de limpieza a fondo de tu casa, desde nuestra empresa de limpieza, Ayuda Familiar, te recomendamos hacer una lista con las cosas que no solemos limpiar diariamente con el objetivo de revisarlas y pasarles un trapito si es necesario. Algunos ejemplos pueden ser bombillas, cuadros o interruptores de la luz.

    Si no tienes tiempo o no sabes por dónde empezar, contacta con nosotros y te daremos soluciones para la limpieza de tu casa.