El cuidado de personas dependientes o personas mayores supone una dificultad y una constancia que necesita de una preparación y una profesionalización, teniendo en cuenta que los cuidados realizados deben tener como objetivo aportar calidad de vida a las personas tratadas.

En la mayoría de casos en nuestro país, es un familiar no profesional quien se encarga de los cuidados de las personas mayores. Como consecuencia, muchos mayores se ven desatendidos en el aspecto físico, psicológico o económico.

Por ello, la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunitat Valenciana (AERTE), la entidad más representativa en el ámbito de la dependencia, pide que los recursos del Cuidador No Profesional (CNP) tengan más control ante los casos en los que las personas mayores o dependientes sufren algún tipo de desatención o maltrato en el hogar.

La falta de profesionalización y la presión que recae sobre los Cuidadores No Profesionales pone en riesgo a los afectados que ven como sus necesidades y sus cuidados se ven limitados. En Ayuda Familiar se pone a disposición de nuestros mayores y dependientes trabajadores y profesionales que dedican el máximo mimo y atención desde un punto de vista totalmente personalizado, haciendo la vida más fácil a los pacientes pero también a sus familias, ya que cada persona necesita unas atenciones determinadas y no en todos los casos un familiar sin la formación adecuada puede hacerse cargo de ellos.

Para AERTE es primordial que las personas que requieran de cuidados asistenciales puedan recibir una atención personalizada de la mano de profesionales de servicios de ayuda a domicilio que cuentan con las autorizaciones y cumplen con los requisitos de confianza, seguridad y profesionalidad que garantizan la calidad del servicio.

CERTIFICADO DE PROFESIONALDIAD PARA EL CUIDADO DE MAYORES

De la profesionalización de este sector dependerá el trato que reciban las personas que sufran algún tipo de dependencia, ya que dentro de las actividades de cuidados y asistencias hay que tener en cuenta varios factores que necesitan de un conocimiento y preparación previos:

  • Se debe atender al paciente diariamente desde un punto de vista personalizado y adaptado a sus necesidades con el fin de hacerle la vida más fácil tanto a ellos como a las familias que se vean afectadas.
  • La asistencia se basará en las premisas de seguridad, proximidad, confianza y profesionalidad para ofrecer un servicio con garantías y de calidad.
  • La formación de los profesionales de este sector es esencial para poder mantener y avanzar en los niveles de calidad de las prestaciones realizadas a las personas mayores o con algún tipo de dependencia, ya que pueden surgir nuevas necesidades que requieran el conocimiento de nuevas atenciones.

Desde Ayuda Familiar compartimos la filosofía de AERTE y  seguimos trabajando con las máximas de profesionalidad y seguridad para ofrecer una mayor calidad de vida a las personas dependientes de la mano de un trato totalmente personalizado y adaptado a las necesidades de cada persona.